Los sacos de invierno para capazo

¿Como sabemos si un bebé va bien abrigado? Siempre y en todo momento tenemos la duda de si va a estar pasando frío o bien calor, si va a estar a gusto,… Y en invierno las dudas crecen inversamente proporcionales a la bajada de temperaturas. No deseamos ni escuchar hablar de constipados, mocos y tos, y por esta razón deseamos que nuestros hijos vayan bien abrigados en sus cochecitos.

Es por ello que se idearon los sacos para capazo de cochecitos, a fin de que los peques vayan bien calentitos sin ir con mil abrigos y piezas de ropa incómodas. Tenemos sacos de todas y cada una de las maneras, colores, tejidos, etcétera. De plumas, fibra sintética, con forro polar interior, etcétera. Es esencial asegurarse que el tejido exterior resguarde bien del frío y el aire, y que el tejido interior sea transpirable.

Hay sacos para las tres piezas básicas de todo cochecito: capazo, conjunto 0, y silla.
La primera cosa, que debemos tener en consideración para seleccionar saco para el capazo, es la temporada en que nacerá nuestro bebé. Si nace de octubre a febrero, es recomendable coger un buen saco que abrigue al límite, en tanto que lo aprovechará a lo largo de bastantes meses de frío. Si nace en el tercer mes del año o bien abril es más aconsejable coger un saco delgadito, más de entretiempo, por el hecho de que ya serán menos los días de frío, y si hay una bajada de temperaturas puntual es preferible poner una manta extra sobre el saco, que no ir con uno de pleno invierno que le dará un calor nada recomendable.

Para los bebés nacidos de mayo a septiembre existen sacos más frescos que se pueden utilizar si hace fresquito por las noches o bien si te vas a veranear a la montaña, donde siempre y en todo momento se agradece una capa más.
Con el conjunto 0 pasa precisamente lo mismo que con el capazo. A propósito, no te preocupes por los arneses. Hay sacos que llevan los orificios hechos, y otros llevan marcado por dónde se debe recortar para abrirlos. Esencial fijarse si el conjunto 0 lleva arneses de tres o bien cinco puntos, en tanto que esto asimismo puede afectar en el momento de escoger saco. El empleo de sacos para el conjunto 0, tiene además de esto una singular relevancia en concepto de seguridad, siendo muy peligroso llevar a los pequeños en los sistemas de retención infantil en automóviles con abrigo, pues si bien no lo parezca, la ropa de abrigo resta tensión al cinturón o bien arneses de los más pequeños, con lo que pierde eficiencia en el caso de frenazo. Es por esta razón que con unos buenos sacos para capazo, nuestro bebé no va a pasar frío en el vehículo, y va a estar de manera perfecta.

Cuando el bebé crezca lo pasaremos a la silla, lugar desde el que conseguirá mejores vistas de su alrededor y podrá satisfacer su curiosidad. Para escoger saco para la silla, te recomendamos pensar bien si lo vas a emplear a lo largo de un buen tiempo, por el hecho de que cuando el pequeño crece, en ocasiones el saco se queda pequeño, y puede ser un inconveniente. Algunos sacos ofrecen la posibilidad de abrirse por la parte inferior sin desabrocharse todo, con lo que el pequeño puede continuar en el saco bien abrigado más los pies salen por la apertura inferior.

Además de esto es buen aspecto para tener en consideración si tu hijo es un enorme amante de los parques (¿hay alguno que no lo sea?) por el hecho de que de esta manera, con la apertura inferior, evitaremos que nos llenen el saco de arena y nos debamos pasar el día lavándolo.
Es esencial comentar, que no todos y cada uno de los sacos son compatibles con todos y cada uno de los coches, con lo que es básico revisar que el saco que te guste vaya bien con tu modelo de cochecito.