¿Que es lo mas correcto, un maxi cosi o un capazo?

Esta es una de las preguntas frecuentes de los foros de discusión y reuniones de progenitores.
Es siempre y en todo momento interesante observar las contestaciones que se dan. En estos lugares la mayor parte respondemos conforme nuestra opinión, conforme nuestro criterio, conforme nuestra experiencia personal, y en ocasiones, comentando algún dato aproximadamente científico que hemos leído, expresado con aproximada corrección.
La cuestión es, que cuando preguntamos en estos medios tan “democráticos”, muy al estilo Yahoo Answers, las contestaciones que conseguimos, no tienen mucha garantía de que sean muy fiables, por más que leamos lo de ” lo hice de esta forma y me fue genial” como razonamiento.

Maxi Cosi mal empleado como silla de paseo
La primera cosa que me gustaría explicarte, es que los sistemas de retención infantil como el maxi cosi están concebidos como eso: como sistemas de seguridad para el transporte de bebés ( y pequeños) en automóviles. No son sistemas concebidos para el paseo, si bien bastante gente los use asimismo para ese fin influidos por la propia industria de la puericultura.
No siempre y en todo momento, la industria que fabrica y comercializa un producto provee la mejor información respecto al empleo adecuado y seguro de sus dispositivos. Sobre todo, por el hecho de que eso limita su empleo, y los que fabrican y venden, en la mayor parte de los casos, lo que quieren es que se use mucho su producto.

Prácticamente, siempre y en todo momento las restricciones de empleo están marcadas, no por la propia industria, sino más bien por las autoridades que legislan y fuerzan a informar y advertir en su etiquetado y también instrucciones de empleo.
Tampoco las leyes en ese sentido son infalibles y de ahí que, inconcebiblemente para algunos, se siguen vendiendo productos apropiadamente homologados pero meridianamente ineficaces y/o peligrosos.

El capazo no es un sistema conveniente para el vehículo
Es el caso, del empleo de los capazos para recién nacidos utilizados como sistemas de retención en los vehículos. En honor a la verdad, como la mayor parte de las sillas de seguridad que se comercializan. Incluso organismos aparentemente independientes que hacen pruebas y tests al servicio del ciudadano, emiten informes distanciados de la autenticidad.
Pongo como un ejemplo el caso de las sillas de seguridad en favor de la marcha . Siguen saliendo como los más seguros, más vendidos y recomendados, sistemas de retención en el sentido de la marcha que son mucho menos seguros que otros a contra marcha de manera eficaz y probada. Esto muestra, de que no siempre y en todo momento la industria o bien las autoridades son garantes de la ergonomía y la seguridad.

Como en otros muchos campos, los usuarios vamos por delante de las marcas y los gobiernos
Las sillas de retención infantil, son Insustituibles si viajamos con nuestro bebé en automóviles motorizados, y su empleo es exactamente ese, para el turismo.
No elijas la silla con sus fundas de maxi cosi para el vehículo, pensando en que además de esto te sirva de silla de paseo, de igual forma que no te compras tus zapatillas de deporte negras y con tacón a fin de que te sirva además de esto para ir a la boda de tu primo.
El propósito de un sistema de seguridad para el turismo es ese: la seguridad del bebé en el caso de impacto en el vehículo, no su multifuncionalidad y que te sirva para ir de paseo, de hamaca y de cuna portátil.