fiscalidad en la empresa

 

Cada vez hay más personas, que apuestan por la independencia económica y también inician su emprendimiento y deben familiarizarse con el sistema tributario, no sólo para conocer los impuestos a los que se debe hacer frente, así mismo es esencial pagarlos a tiempo y también integrar en tus cuentas la manera y plazos de abono para tener una visión real de tu liquidez.
Para conseguir el éxito de un proyecto o bien empresa, es esencial conocer de qué forma funciona la fiscalidad en la empresa, sociedades y autónomos, en tanto que la carga impositiva empresarial influye sensiblemente en las cuentas de resultados y previsiones de tesorería.

Conforme el informe Paying Taxes dos mil diecinueve elaborado por PwC para el Banco Mundial, en España, el cuarenta y siete por ciento de las ventajas totales de una empresa se destinan a abonar impuestos y la Seguridad Social, con lo que no tener esto claro desde un comienzo podría provocar en un descalabro.

Dada su relevancia para asegurar la supervivencia de un negocio, explicaremos exactamente en qué consiste la fiscalidad de la empresa y los diferentes impuestos que debe abonar una empresa en España.

fiscalidad en la empresa

¿Que es el sistema de fiscalidad en la empresa?

El sistema tributario o bien fiscalidad es el conjunto de leyes referentes a los impuestos y cotizaciones que las personas, instituciones y empresas tienen la obligación de abonar, con el objetivo de producir unos ingresos públicos que el estado administra para el mantenimiento y mejora de los recursos y servicios públicos y otros gastos del estado (infraestructuras, educación, defensa, etcétera).

Estos fondos así mismo se usan para el pago de las necesidades colectivas como: las posibilidades económicas por desempleo, accidente laboral o bien por invalidez, entre otras muchas.

El Estado, la administración pública y los municipios son quienes regulan y aplican estas leyes, así mismo colectan los fondos de los ciudadanos y empresas en forma de tributos, valiéndose de la Ley General Tributaria (LGT).

Mas, ¿de qué forma se colectan estos tributos? Ahora, te explicamos las 3 formas en las que la administración pública colecta estos fondos:
– Impuestos. Son los tributos más esenciales y se aplican sin contraprestación detalla. Son de carácter obligatorio y pueden ser directos y también indirectos.

– Tasas. Son tributos locales que las empresas o bien ciudadanos deben abonar por la contratación de servicios públicos o bien empleo del espacio público.

– Contribuciones especiales. Se aplican en el momento en que un servicio o bien obra pública afecta a la revalorización de los recursos del impositor.

fiscalidad en las empresas

¿Exactamente en qué consiste la fiscalidad de empresa?

La fiscalidad para una empresa es el conjunto de tributos (impuestos, tasas y contribuciones especiales) que la ley tributaria fuerza a las empresas a abonar de su actividad económica.

Los esenciales son los impuestos que acompañan a las empresas a lo largo de su vida, por tal razón, te enseñamos ahora qué impuestos debe abonar una empresa en España.

 

 

 

La fiscalidad en la empresa, son los pagos de una empresa debe hacer a las entidades estatales, digamos Hacienda, INNS, Ayuntamientos, etc..

 

 

 

Tipos de impuestos que debe abonar una empresa en España.

En España existen más de veinte modalidades de organizaciones y, cada una de ellas tiene una naturaleza jurídica diferente

Tanto las PYMES como las grandes empresas en España deben abonar una serie de impuestos en dependencia de la zona donde efectúa su actividad económica y del clase de empresa establecida.

Para conocer exactamente en qué consiste la fiscalidad de la empresa, vamos a clasificarlos de la siguiente forma:

fiscalidad en la empresa

Impuestos estatales.

Son los tributos de mayor rango y también incidencia empresarial.

– Impuesto sobre el valor añadido (Impuesto sobre el Valor Añadido).
– Impuesto sobre Sociedades (IS).
– Impuesto sobre la renta de personas físicas (IRPF).
– Aduanas y también impuestos especialesde administración estatal.
El IRPF es un impuesto para autónomos (empresarios, profesionales) o bien societarios. El IS está destinado a las sociedades mercantiles y otras entidades con personalidad jurídica.

El Impuesto sobre el Valor Añadido es el impuesto más importante y recae en el consumidor final de recursos y servicios. Su liquidación puede ser mensual, trimestral o bien anual conforme el tipo de empresa.
Se trata de los impuestos referentes a las Comunidades Autónomas, quienes pueden fijar y administrar tributos propios.

– Impuestos sobre sucesiones y donaciones.
– Impuestos sobre transmisiones y actos jurídicos documentados.
– Impuestos Especiales de administración autonómica.

fiscalidad en la empresa

 

Impuestos locales o bien municipales.

Las corporaciones locales deben abonar impuestos, tasas y contribuciones especiales y los municipios son los encargados de recolectarlos. Los principales son:
– Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE).
– Impuesto de bienes raíces (IBI).
– Impuesto sobre automóviles de tracción mecánica (IVTM).
– Impuesto sobre el aumento de valor de recursos de naturaleza urbana (IIVTNU).
– Impuestos por construcciones, instalaciones y obras (ICIO).
– Tasas municipales y licencias (licencias de apertura, agua, luz, restos urbanos…).
En esta categoría el más importante es el IAE, que deben liquidar anualmente las personas físicas, entidades y sociedades mercantiles que producen más de un millón de euros de facturación.

Otras obligaciones fiscales de empresas, empresarios y profesionales.

Aparte de los impuestos, tasas y contribuciones singulares, las empresas y profesionales deben hacer frente de otras obligaciones tributarias como:
– Facturación.

– Administración contable.

Si deseas eludir multas, sanciones y desazones, debes tener claro exactamente en qué consiste la fiscalidad de la empresa,así que puedes hacer clic aqui, para obtener más información. También debes presentar los impuestos correctamente, tener los libros contables en regla y las operaciones bien registradas.

 

Tags