Debemos usar un comparador para hipotecas fijas

comparador hipotecasEn el momento de solicitar financiación para adquirir una residencia, muchos van a su banco frecuente y se quedan de manera directa, con el producto que este les plantea. No obstante, esta situación es posible que no sea la más recomendable, puesto que posiblemente la hipoteca a tipo fijo que tiene nuestro banco, no esté entre las mejores del mercado. Por esta razón, siempre y en toda circunstancia es conveniente utilizar un comparador hipotecas fijas para descubrir, ya antes de ir a la oficina, cuáles son las mejores condiciones que se mueven en el mercado y que podríamos llegar a conseguir.

Para tal fin, podemos emplear el comparador que Ferco Gestion pone a disposición de sus usuarios, puesto que muestra las peculiaridades de todos y cada uno de los préstamos hipotecarios del mercado (tanto los que tienen un interés fijo como los de tipo variable o bien mixto). También, tras lograr la oferta de un banco, asimismo es interesante solicitar financiación a dos entidades más por lo menos, puesto que de esta forma vamos a poder quedarnos con la que nos resulte más provechosa.

Exactamente en qué fijarse al cotejar hipotecas a tipo fijo
Es frecuente que, al hacer una comparativa de hipotecas fijas, muchos se fijen sólo en el interés. No obstante, se trata de un fallo puesto que hay que tener en consideración otros factores para saber si un producto nos interesa o bien no:

* El porcentaje de financiación. En general, los bancos solo financian hasta el ochenta por ciento del coste de la residencia o bien de su valor de tasación (lo más bajo). Para la adquisición de segunda vivienda, ese porcentaje no acostumbra a superar el 70%.

* El plazo de reembolso. Es el tiempo que vamos a tardar en devolver íntegramente el préstamo. La mayor parte de los productos que encontraremos en el comparador de hipotecas fijas tienen un plazo máximo de treinta años.

* El tipo de interés aplicado. En el caso de las hipotecas fijas, es un valor incesante que no cambia a lo largo del plazo. Incluso de este modo, se puede destacar que cuanto más largo sea el periodo de reembolso, más alto va a ser el tipo aplicado. Por esta razón, debemos preguntar todos y cada uno de los tramos y fijarnos en el interés que se nos ofrece para el plazo que deseamos escoger.

* Las comisiones. Son pagos puntuales que hay que efectuar cuando se hacen algunas operaciones. Las más usuales son las de apertura, desistimiento y subrogación. También, en el caso de las hipotecas a tipo fijo, se nos puede aplicar la llamada compensación por riesgo de tipo de interés, una penalización que se cobra al efectuar una subrogación o bien un reembolso adelantado y cuyo costo acostumbra a fluctuar entre el 0,5 % y el 3%.

* Los productos vinculados. Para ofrecernos el mejor interés, la mayor parte de las entidades nos solicitarán que cumplamos múltiples requisitos de vinculación, como pueden ser la domiciliación de la nómina o bien los recibos o bien la contratación de seguros, tarjetas o planes de pensiones. Para poder ver si nos resultan de interés vamos a deber conocer su costo y la penalización que nos aplicarían en el caso de no admitirlos, para poder ver qué nos es más conveniente.

 Fuente: http://www.fercogestion.com/es/simulador-hipoteca