Cuidados del caballo en la ESCUELA HÍPICA LA CALDERONA

escuela Hipica La Calderona

En el establo
Las más higiénicas y limpias son las virutas de madera o bien la goma. Cuando se usa superficie de goma, el caballo está más cómodo así mismo cuando continúa de pie, la superficie de goma se debe cubrir con una capa de viruta de madera o bien paja para concederle calidez.

En la escuela Hipica La Calderona, el establo se adecenta a diario a menos que el caballo continúe todo el tiempo en él, pues entonces deberá limpiarse tres veces al día. Se retiran los excrementos del animal, apartando el material limpio del sucio, se barre y desinficiona con el producto concreto para establo y cuando se seque se vuelve a preparar la cama, agregando las virutas de madera o bien la paja que sea precisa.

En el momento, en que un caballo continúa todo o bien la mayor parte del tiempo en el campo, se mantiene seco y caliente a través de los aceites naturales de su pelaje, esto no ocurre en el caso de estar dentro del establo a lo largo de todo el día o bien la mayor parte de él, para estos caballos es preciso un aseo diario que mantenga su pelo sano.

El mantenimiento de los caballos precisa de tiempo y cuidados rutinarios diarios, semanales, mensuales y anuales.

En la escuela Hípica La Calderona, los equinos reciben el cuidado y la atención necesaria

La nutrición del caballo
A diario, agua de simple acceso abundantemente limpia y fresca. Comestible tanto concentrado como pasto, en la cantidad ideal para el caballo, si está basada en el heno, la cantidad diaria precisa es del dos por ciento al tres por ciento de su peso. Facilitarles un sitio en el que resguardarse en el caso de lluvia o bien viento. Tener un botiquín de primeros auxilios y repasar posibles lesiones, rasguños, golpes, cortes o bien heridas en todo el animal y sanarlo inmediatamente para eludir infecciones. Así mismo, para eludir posibles enfermedades repasar ojos, morro, rebosante saliva o bien tos.
Supervisar, que los cascos del caballo no están sucios, sueltos o bien con fisuras. Cuando el caballo esté continuamente en el establo, hay que mantenerlo limpio de orina y excrementos, puesto que el amoníaco que emiten dañan a los pulmones y a los cascos y pueden provocar candidiasis.

De manera semanal, hay que asegurarse que la cantidad de paja comestible, pasto o bien concentrado es suficiente por lo menos para un par de semanas, pues si hubiese algún incidente, que no le falte la comida. Si el animal está en el exterior en un pequeño cercado, para reducir la aparición de moscas y mantener el sitio limpio, suprime los excrementos pues va a ser más agradable para los caballos y las personas. Repasar que el vallado no tenga elementos rotos, sueltos o bien salientes que puedan dañar o bien facilitar que se escape el caballo.
Hacer limpieza de los cubos de nutrición y agua.


Visita al herrador
En mes y medio o bien un par de meses, llevar al caballo al herrador para hacer repaso de herraduras y rebaje de cascos, puesto que no nos resulta ventajoso que estos crezcan de forma incontrolada

 

Fuente: escuela Hipica La Calderona